Entrevistas Durísimas

Entrevista a Ángel Zambrana

ÁNGEL ZAMBRANA

Os puedo decir que yo tenía un cabello que quitaba el sentido. Parecía que tenía la cara metida en una cueva. Ahora tengo la frente como la lengua de una vaca. Y aquí estamos este jueves para presentar a un cantautor durísimo y tremebundo.

Se trata de Ángel Zambrana que nos presenta su álbum al completo, “El último aliento”.

“El último aliento” se ha convertido en la principal seña de identidad de Ángel en su camino musical; una senda complicada, pero que el artista asume a golpe de canción, teje la seda y acaricia la carretera. El artista guarda en la maleta diez cortes en los que rinde homenaje a la canción de autor y al rock en castellano, convidando vivencias, recuerdos y dudas; Ángel cambia de piel frágil a coraza con este trabajo.

“El último aliento” no es un trabajo conceptual, pero si hay un hilo general que ha representado el momento vivido por el artista en estos dos o tres años. Canciones que hablan de la carretera y del viaje sin fin del músico, de la amistad, el amor, el desapego o la incertidumbre que es algo que siempre se tambalea en su cabeza.


¿Qué nos vamos a encontrar en este nuevo trabajo de Ángel Zambrana?

Un viaje que se estira en el tiempo dos o tres años. Historias cotidianas que cualquier persona puede haber vivido. Necesito escribir canciones, para mi es un proceso natural donde puedo soltar lastre o contar alguna victoria.

¿Qué nos puedes contar de la portada del disco?

Es diseño es de Javier Pibe, al igual que el resto del arte del disco. Resume un poco la dulzura y la garra que podemos encontrar en las canciones. Refleja la fuerza y a la vez la calma con que la chica sale a buscar el aire.

¿Qué escenario de la vida necesitas para formar tus letras? ¿Cómo surgen? ¿En qué musa te inspiras?

Lo primero que necesito es tener algo que contar, no soy de inventar historias, mis canciones son biográficas. La noche es un momento propicio, por la tranquilidad que hay cuando todos duermen. No tengo un método, ni un momento fijo, si en algún momento me viene un verso o una melodía lo apunto en el teléfono. Siempre suelo saber que hay una canción cuando tengo un verso que encaja con una música y siento un pellizco. A partir de ahí voy tirando.

Si ahora mismo pudiera otorgarte el poder de revivir solamente a un personaje importante histórico dentro de la música, ¿Sería para…? ¿Por qué?

Difícil pregunta… Supongo que no me importaría estar en la piel de Mick Jagger. El momento de auge de los Rolling a mediados de los 60s sería un buen panorama. Wild horses es de mis canciones favoritas de la banda.

¿Como has vivido está cuarentena/confinamiento terrorífico?

Pues no muy bien. A mi me mata mucho la incertidumbre y el hecho de no poder salir a tocar en las condiciones adecuadas, o simplemente no poder hacerlo, siento frustración. He pasado meses con el disco guardado y la verdad es que he sufrido un poco. Ojalá podamos reírnos de esto pronto.

¿El futuro de la música en España es…?

El futuro espero que no sea el tocar para una pantalla, ni la extinción del formato físico.

¿Tienes en mente alguna alternativa o propuesta que realizar para las bandas nacionales?

En realidad las bandas poco podemos hacer, adaptarnos a las condiciones sin arrastrarnos y seguir haciendo lo nuestro que es escribir canciones.

¿Cómo os habéis planteado los conciertos en esta situación durísima?

El tema de los conciertos es complicado para un músico o una banda emergente. Tienes que hacer malabares para no palmar pasta, y tener la suerte de que no te lo cancelen cuando tengas el hotel reservado. Estoy deseando salir a rodar con el disco, tengo esperanzas de que remontemos el vuelo con el tema de las salas y bares.

Ya por último y para cerrar esta entrevista, Ángel Zambrana, me gustaría preguntarte si tienes algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general. Lo que sea y se te pase por el maquinario…

No sé si metería en el saco a los toreros (ríe).

Pues a mi y a mis compañeros de este mundo no nos queda otra que apretar los dientes y salir ahí fuera a pelear.

¡Mucha fuerza!

Dejar un comentario

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba