Entrevistas Durísimas

Entrevista a Babel

  BABEL

¿¡Qué hay señores y señoritas?! La cosa anda muy malita. Me he puesto a pintar la oficina y se me ha quedado la camiseta con más roña que la panza de una burra. Voy a tener que llamar a los payasos de Micolor.

Menuda visita espiritual de la pradera que hemos tenido. Han venido los chicos de Babel (Diego Blanco y Alejandro Blasi) y nos han presentado su segundo trabajo titulado ”Blue Dance”(2018). Eclecticismo a manos llenas. Un trabajo en el que aparecen 18 músicos, oriundos de 12 países, tocando 42 instrumentos tremebundos provenientes de los cinco continentes. Doce temitas durísimos.

 


¿Cómo nace este segundo nuevo proyecto de Babel?

Diego: Es la continuación natural del primer disco. Nace de las ganas de seguir componiendo y experimentando en el estudio, con el concepto de mezclar recursos electrónicos, pero privilegiando la instrumentación tracción a sangre.

Alejandro: Teníamos un puñado de canciones nuevas que funcionaban muy bien en directo y ya era hora de plasmarlas, así que “Blue Dance” era el paso lógico que teníamos que dar. Nuestro disco anterior, “Last day on the beach”, nos ha dado muchas satisfacciones, hemos vendido más de 1200 copias en estos años, casi un milagro para una banda independiente y sin el apoyo de ninguna discográfica. Nos encanta trabajar en el estudio, sentimos que estamos en un laboratorio en el que todo es posible. Somos como niños jugando en un parque de diversiones.

¿En qué estilo musical podríamos incluir a Babel? ¿Estáis abiertos a nuevos estilos más durísimos y tremebundos?

Diego: Nos suelen decir que hacemos world music, chill out, lounge y otras definiciones, pero la verdad es que nosotros no pensamos en ningún estilo a la hora de componer, creo que las características musicales de Babel están definidas por la sonoridad que se desprende de los instrumentos y herramientas que utilizamos y son una respuesta musical al paisaje que nos rodea en nuestro cotidiano, una isla en el Mediterráneo.

Alejandro: Podríamos decir que es world music ya que hay claros elementos folklóricos de distintas partes del mundo, siempre tamizados por cierta impronta rockera y sin perder de vista nunca el formato canción. Todo lo que suma es bienvenido, esa es nuestra consigna.

¿Qué nos podéis contar de la portada del disco?

Diego: La idea de la portada era transmitir la sensación de flotar en un mudo lejano y paralelo al de la vida cotidiana, de alguna manera refleja la música que contiene y es una síntesis del trabajo de Ale como ilustrador y del mío como fotógrafo.

Alejandro: La portada fue un trabajo en equipo. La foto original es de Diego. Él es fotógrafo profesional (www.diegoblanco.com/fotografo) y tiene una serie de fotografías muy interesantes de mujeres bajo el agua. Yo soy ilustrador (www.alejandroblasi.net) y me dedico a hacer portadas de discos. Así que elegimos una de esas fotografías y le dibujé la cola de la sirena. Diego tomó la foto en Cala Morlanda, Mallorca, un lugar increíble, y creíamos que transmitía la sensación que el disco necesitaba. Queríamos que el Mediterráneo estuviera presente de alguna manera ya que es una de nuestras mayores fuentes de inspiración, pero no queríamos algo documental sino que tuviera un toque fantástico, algo que invite a usar la imaginación, entonces la idea de la sirena nos venía como anillo al dedo.

Si ahora mismo pudiera otorgaros el poder de revivir solamente a un personaje importante histórico dentro de la música, ¿Sería para…?
¿Por qué?

Diego: Reviviría a Beethoven (con plenas facultades auditivas) para que pueda escuchar toda la música actual y seguir componiendo desde la actualidad. Me gustaría mucho escuchar el resultado.

Alejandro: Si ese poder incluye la capacidad de viajar en el tiempo, me gustaría viajar a New York el 7 de diciembre de 1980 y encontrarme con Lennon. Le diría que al otro día ni se le ocurra aparecer por el Edificio Dakota.

¿Cómo tenéis planteado el directo en los escenarios con Blue Dance?

Diego: Más de la mitad de las canciones del disco las veníamos tocando desde antes de grabarlo, otras están pensadas sólo para el disco y algunas de ellas son imposibles de reproducir en directo, se necesitarían muchísimos músicos.

Alejandro: Tocamos mucho en directo. Al vivir en un sitio turístico (Mallorca), la temporada turística determina fuertemente el flujo de conciertos. Así que durante unos 4 meses tocamos prácticamente todos los días. Nuestros directos se caracterizan por tener una instrumentación muy variada. En este momento tocamos más o menos unos 15 instrumentos por show (si no tocamos más es porque no nos caben en el coche). Son instrumentos de todo el mundo, algunos de ellos muy exóticos. Al ser sólo dos músicos, hacemos loops en directo, es decir grabamos distintas capas de sonidos en el momento y vamos cambiando de instrumentos durante una misma canción. De esa manera vamos construyendo la canción en el momento y casi siempre con un toque de electrónica.

¿Qué hace en sus ratos libres Babel? ¿Buscáis nuevos instrumentos ”raros” para tocar en los directos?

Diego: En los ratos libres escuchamos música, para disfrutar y también con un sentido analítico, es decir para incorporar nuevas ideas. Siempre estamos buscando instrumentos nuevos para sumar el directo, mientras más exótico, mejor.

Alejandro: Sí, siempre decimos en broma que tenemos un departamento de I+D (Investigación y Desarrollo). Nos encanta incorporar nuevos sonidos a nuestra música, así que estamos siempre investigando en ese sentido. En “Blue Dance” hay más de 40 instrumentos, casi todos tocados por nosotros, pero también hay una lista increíble de invitados a los cuales estamos muy agradecidos por su aporte, como por ejemplo Donovan (aquella leyenda de los años 60), Jerry Marotta (baterista con un currículum increíble que incluye haber tocado con Peter Gabriel, Tears For Fears, Elvis Costello, Robert Fripp, etc.), o Ricardo Soulé, pionero fundamental del rock argentino.

Ya por último y para cerrar esta entrevista, Babel, me gustaría preguntaros si tenéis algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general. Lo que sea y se os pase por el maquinario…

Diego: Para los artistas: un abrazo fraternal, trabajo, perseverancia y gratitud. Para los toreros: que sean valientes y dejen de ser toreros. Para los caricatos excéntricos: que continúen en la excentricidad, que es muy positivo para el resto de la sociedad. Y al mundo en general, como dice nuestra frase favorita: “En la diversidad está la verdad”.

Alejandro: A los artistas y caricatos les diría que insistan en la concreción de sus sueños; a los toreros, que se busquen un empleo digno; y al mundo en general, que en lo posible abra los ojos y el corazón…

Dejar un comentario

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba