Entrevistas Durísimas

Entrevista a Carlos Álvarez

CARLOS ÁLVAREZ

La verdad es que soy malísimo jugando el críquet. Soy más malo que la carne del pescuezo.

El castellonense Carlos Álvarez Prades es un tipo al que le vuelve loco la música. Esta pasión se desata a finales del siglo pasado, cuando sus amorosos padres le regalan su primera guitarra eléctrica, una Fenix roja. Desde entonces no ha parado. De 2005 a 2019 forma parte de la banda castellonense Dry River, donde fue una pieza fundamental en la puesta en órbita del grupo. Además de vivir experiencias irrepetibles junto a sus compañeros, tuvo la oportunidad de dar vida a muchas de las ideas que hervían en su cabeza, desarrollando su faceta de compositor, instrumentista y productor.

El verano anterior a la pandemia da un giro a su vida y decide cerrar esa etapa, para abrirse a nuevas aventuras musicales. Una de ellas es la que empieza con el trabajo que os presenta aquí. “Versiones más de ayer que de hoy” es su primer disco en solitario, un nuevo horizonte en el que abre el canal por el que más adelante os presentará sus propios temas. Mientras tanto, nos invita a viajar por todas aquellas canciones que han tenido un gran impacto en su vida. Y lo hace a través del “Multi-instrumentismo”, haciéndose cargo de todo lo que puedas oír.


¿Qué nos vamos a encontrar en este primer trabajo en solitario de Carlos Álvarez?

Encontraréis 14 canciones que me han marcado en diferentes momentos de mi vida. Desde The Beatles y Queen, hasta Serrat y Mecano, pasando por Dream Theater, Señor Mostaza…en fin, un poco de todo. De la intención de llevármelas a mi terreno ha salido este disco versiones en el que saco mi faceta de multinstrumentista, pero sobre todo marca un punto de inflexión para mí, porque es la primera vez que me tiro al ruedo ocupando el rol de voz principal. Veo a este trabajo como una previa a mis propias canciones, una vuelta al origen para recargar las pilas y aprender un montón de cosas que creía que ya sabía, pero no.

¿En qué estilo musical podríamos incluirte?

Pues no sabría decirte, rock sin fronteras, rock ecléctico. “Surtido-cuetara rock” es una etiqueta que siempre me ha gustado. Mezclo cosas que me molan.

¿Estarías abierto a nuevos estilos más durísimos y tremebundos?

A lo durísimo y tremebundo uno siempre esta abierto pero últimamente tiendo más al sosiego.

Desayuno leche de soja, empezando el día así me daría para “tremebundillo” como mucho, jaja.

¿Qué nos puedes contar de la portada del disco?

Es mi careto convertido en una especie de logo. Desde pequeño se me ha dado guay lo de dibujar, un día me puse a garabatear con mi tablet y me salió lo que podéis ver en la portada.

Si ahora mismo pudiera otorgarte el poder de revivir solamente a un personaje importante histórico dentro de la música, ¿Sería para…? ¿Por qué?

Creo que para una entrevista de hace unos años os dije que Freddie Mercury. Hoy me voy a reafirmar, sería alucinante ver cómo empacaría su vertiente más hedonista en el mundo actual. Fijo que haría quedar a Miguel Bose como el sensato del negacionismo, pero por motivaciones nucleares muy distintas. A él la conspiranoia se la traería al pairo, él estaría de lleno en el carpe diem y se aferraría a lo que fuera con tal de que la distancia social fuera cero. Seguro que daría diversión de alta calidad.

¿Como has vivido está cuarentena/confinamiento terrorífico?

Esto del virus es una cosa bastante jodida, pero si nos centramos en el confinamiento duro lo cierto es que lo disfruté mucho. Quedarme en casa haciendo mis cositas es algo que va muy a favor de mi carácter, así que esos tres meses de encierro forzado fueron muy reparadores para mí.

¿El futuro de la música en España es…? 

Personas con la pulsión de hacer música siempre va a haber, así que por A o por B nos las ingeniaremos para seguir perpetuando nuestras filias hasta el infinito. Por ejemplo, en mi caso hacer música es algo que me pide el cuerpo, es como comer o ir a mear. Puede haber una crisis nuclear, una invasión zombie o la movida que sea y sé a ciencia cierta que si estoy razonablemente sano, ni siquiera demasiado, me voy a levantar y a lo largo del día voy a tener hambre, ganas mear y ganas de hacer música o cualquier cosa creativa que me divierta, y así en bucle.

¿Tienes en mente alguna alternativa o propuesta que realizar para las bandas nacionales?

La situación no ayuda pero por otro lado cada día que pasa hay más medios para que cualquier persona desde cualquier lugar pueda compartir su talento con el mundo. Así que yo soy muy optimista.

¿Cómo te has planteado los conciertos en esta situación durísima?

Lo de los conciertos está chungo ahora mismo a no ser que el artista tienda a formatos más orientados a teatros, pero algún día no muy lejano volverán y nos podremos apelotonar de

nuevo para contagiarnos la alegría de vivir.

Como ves no tengo ninguna propuesta, jaja, solo paja.

Ya por último y para cerrar esta entrevista, Carlos Álvarez, me gustaría preguntarte si tienes algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general. Lo que sea y se te pase por el maquinario…

En primer lugar daros la gracias a Rock and Troll por curraros esta entrevista, y en cuanto a los artistas y caricatos darles la enhorabuena por encontrar su lugar en este mundo y que espero que les hayan concedido la ayuda para autónomos.

Y a los toreros decirles que entiendo que han crecido en un entorno en el que su oficio está normalizado y tal, pero que están a tiempo de dar un volantazo a su vida, romper con todo lo que aprendieron y creyeron, y dedicarse a algo que les traiga buen karma. Me imagino un titular del tipo: “El torero del parche descubre que su verdadera pasión es la repostería y deja atrás la tauromaquia” “El diestro afirma: ‘Un día leí una entrevista en rock and troll y lo ví claro. Tenía mucha culpa en el cuerpo y descubrí que la repostería tiene en mí un poder altamente redentor. Además, está mal que lo diga yo, pero la tarta Sacher la bordo. Ahora vivo en armonía.”

Dejar un comentario

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba