Entrevistas Durísimas

Entrevista a Kartzarot

KARTZAROT

Tengo fracturado el hunguis, el hueso del lacrimal y también tengo destrozado el peritoneo. Bueno, ahora tenemos una banda durísima, está claro que esto puede terminar como el crucifijo de la Venancia.

La banda KARTZAROT se forma en Bilbao a mediados de 1990, cuando Roberto Mellid y Javi Gallego unen sus guitarras durísimas a la voz de Asier Vicario. Se editan dos demos, de las que se vendieron 3000 copias, impactando relativamente en el incipiente heavy metal cantado en euskera en Bizkaia, y una tercera, compartida con 4 bandas del entorno. Se separan a finales de esa década.

Ahora nos presentan su trabajo grabado con 7 temas en los Chromaticity Estudios con Pedro J. Monge como productor, y editados bajo el nombre de “L”. En este nuevo álbum se trata la temática social como las agresiones sexistas (Erasorik ez), la marginación laboral (Ametsak izoztu), o el alzheimer (Ohostutako oroitzapenak), combinado con aspectos más alegres a modo de homenaje a Lezama (la balada Lezama) y al Athletic (Gure heroiak).

Las guitarras suenan más afiladas que nunca, junto a una sección rítmica más presente que en el trabajo anterior, al haber participado en las composiciones desde su inicio. Disco totalmente autoproducido.

Kartzarot está formado por: Asier Vicario (voz), Roberto Mellid (guitarra), Javi Gallego (guitarra), Txetxi (bajo) y Jorge Cobelo (batera)


¿Qué nos vamos a encontrar en este nuevo trabajo de la banda?

(Jorge Cobelo – Batería): Bueno, el disco es de finales de 2018, así que “nuevo”, lo que se dice “nuevo”, tampoco es jeje. Aunque bueno, hay gente muy rancia que sigue considerando discos de 1991 como “recientes”, así que a saber…

Lo que te puedes encontrar es, nominalmente, lo que dice la hoja de prensa, es decir, “Hard & Heavy en Euskera con un toque Prog”, y de facto, Heavy Metal clásico intentando ser lo menos “Metalpaco” y lo más ofensivo posible para cuanquier fan purista del “jebi tradicional casposo de toda la vida”. Y el toquecillo Prog también, por supuesto.

¿Cómo surgen vuestras letras?

(Cobelo): Salvo contadas excepciones (Por ejemplo, en éste ultimo disco “Lehertzeko Zorian”, que es de Roberto Mellid – Guitarrista), la practica totalidad de las letras las hace Asier Vicario (Cantante). Y, del mismo modo que ningún integrante de la banda metemos baza en nada de lo que compone para su instrumento cualquiera del resto de los miembros, lo que haga Asier en materia de letras es cosa suya, a los demás nos parece perfectísimo y estaría feo andar dándole la tabarra con jaimitadas de grupillo amateur en plan “… pues he pensado que podrías cambiar esta palabra por esta otra…”.

Nosotros funcionamos así: Cada uno para su instrumento hace lo que le da la gana y lo que considera oportuno, y la voz lógicamente no es una excepción.

¿Qué nos podéis contar de la portada del disco?

(Cobelo): La portada es una mierda. Tanto la portada como el resto del artwork las hice yo, que no soy profesional del diseño gráfico (Ni nada que se le parezca, y se nota). Por lo menos es en blanco y negro / escala de grises, el viejo truco de los mediocres como yo para salvar los muebles y sacar el trabajo adelante.

La parte buena es que no hay motos, dragones, llamaradas o chicas en bikini, lo cual, a pesar de la manifiesta falta de pericia y talento por mi parte, situa a “L” como una de las mejores portadas del panorama metalero de la década jeje. Es mala, pero en cuanto a casposa está bastante por debajo de la media.

En definitiva, que la razón para hacerlo a lo casero en plan “mi cuñao controla con el paint”, fue púramente económica: Es una de las razones por las que Kartzarot como banda tenemos más dinero en la cuenta que el 99,9% de bandas de nuestra zona.

Si ahora mismo pudiera otorgaros el poder de revivir solamente a un personaje importante histórico dentro de la música, ¿Sería para…? ¿Por qué?

(Cobelo): Frank Zappa. Claramente. Si hay conceptos que se hechan en falta hoy en día, son calidad, humor, creatividad y autocrítica.

Otra cosa que está clara es que, entre los Mártires del Rock, hay “muertos de primera” y “muertos de segunda”: La élite “de primera” alabada por la prensa día si y día también son los idiotas que se bebieron hasta los charcos, se esnifaron media Colombia o cometieron imprudencias homicidas, acabando como no podían acabar de otra manera. Los muertos “de segunda”, habitualmente ninguneados, son la gente que palma de enfermedades (Cáncer, SIDA…) o accidentes involuntarios, como por ejemplo Chuck Schuldiner, Ronnie James Dio o Eric Carr. Yo reviviría a todos los de este último grupo en masa, y a los “guays” los dejaría donde están.

¿Como habéis vivido está cuarentena/confinamiento terrorífico?

(Cobelo): Muy bien. Hemos aprovechado para componer un montón. Tenemos ya unos seis o siete temas terminados o encauzados. Es lo bonito de tener tiempo de sobra en casa para ponerte con el cubase o el protools a hacer cosas cada uno en su casita, que es como hacen las cosas los “niños mayores”.

¿El futuro de la música en España es…? ¿Tenéis en mente alguna alternativa o propuesta que realizar para las bandas nacionales? ¿Cómo os habéis planteado los conciertos en esta situación durísima?

(Cobelo): El futuro de la música en España es nulo, porque incluso en géneros underground como el Metal, el Punk, el Mestizaje o el Indie, está instauradísima la “cultura de tonadillera” heredera del franquismo posguerrista de los 50s – 60s. En España es impensable que aparezcan grupos como Iron Maiden, Dream Theater o Emperor, liderados por el bajista, el baterista o el teclista. No hay más que ver que los proyectos en solitario de muchos vocalistas de Metal estatal tienen un mayor tirón comercial que proyectos en solitario Pop de bajistas o guitarristas de bandas mainstream. Esto NO es algo bueno y NO es un logro del Metal: Es puro subdesarrollismo coplero.

Por otro lado, en lo referente a la “nueva normalidad Post-Covid”, hay miles de oportunidades para las bandas emergentes, el problema es que en el metal tenemos tan asociada la música en directo al ocio de borrachera que la gran mayoría de los grupos no las van a aprovechar: Hay montones de bandas que preferirían tocar por las cervezas y los bocatas delante de sus 14 colegas a las mil de la noche en un garito metalero de moda sonando como el culo, antes que tocar cobrando 400€ para 70 personas en una terraza con buena PA a las 14:00 del mediodía. A ese “Yo sólo toco en sitios Trve” yo le llamo POSTUREO.

En lo que a mi respecta, a finales de agosto estuve haciendo un clinic de batería tocando temas de Kartzarot, y desgraciadamente he tenido problemas de salud que me lo han impedido, pero entre septiembre y octubre tenía cuatro conciertos a la vista (uno de ellos con Kartzarot). Es decir, que hay opciones, pero la escena metalera va a tener que ser valiente para dejar el postureo y sus “normas de etiqueta y decoro malote” a un lado.

Ya por último y para cerrar esta entrevista, Kartzarot, me gustaría preguntaros si tenéis algún mensaje que transmitir al gremio de artistas, toreros y caricatos excéntricos o al mundo en general. Lo que sea y se os pase por el maquinario…

(Cobelo): Al gremio de toreros les diría que hay algunos, como los Rivera, que no son muy avispados. Otros, como Padilla, no tienen mucho ojo para su profesión y llevan sus cosas cogidas por los pelos…

Al mundo en general, al gremio de artistas y caricatos excéntricos (y Rockeros en este caso), y al público metalero en general, concretamente al público a partir de aquí, les diría que no vayan a conciertos por compromiso: Si no te apetece ir, no vayas. Ir “a apoyar la escena” por compromiso para terminar haciéndote fotos de espaldas al escenario “p’al Face” acaba convirtiendo esto en una competición de Likes y postureo que no beneficia a nadie. En serio, lo de los grupos mendigando atención exigiendo al público cosas que no debe exigirle y culpándolo de su falta de talento es algo que debe parar. En serio, ya basta de “¡Vótame para este concurso!” o “¡Dale Like a mi página!”… Dejemos que la cosa se autorregule sola, que el público haga lo que le apetezca, y si quieren quedarse en casa en vez de ir a conciertos, que lo hagan. Y lo que debemos hacer los músicos es analizar por qué pasa eso, y qué estamos haciendo mal.

Dejar un comentario

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba